sábado, 28 de abril de 2012

TRAMO V

Soy el monstruo que besa los ojos,
cuando Vulcano vuelve
a desatar su fuego eterno.


Soy la penúltima hoja
del árbol del paraíso,
soy la serpiente engañosa
del fuego fatuo amoroso.


Soy el vertiginoso espacio,
surcando los océanos.
Soy el cenit resplandeciente
de la hoguera de enamorados.


En mi nada de esqueletos descarnados,
compongo hombres
y maldigo demonios.


Todos dan vuelta
en mi bocanada de lava,
todos gimen al unísono
en mi clave de acordes.


Destruyo los espejos del agua
porque temo que el hombre,
se espante de su propia máscara.


Voy corriendo por las vacías arterias
para dar vida
al ser más puro,
en el último minuto
de mi extenso holocausto.





 Xilografía: "Holocausto"
Obra que pertenece al Libro de Artista

4 comentarios:

  1. La autora intenta en este blog hacernos pensar y sentir sus vivencias en un lugar sin tiempo...

    ResponderEliminar
  2. es un canto a la humanidad y su decadencia, no sabria decirte que parte me gusto mas porque el conjunto rezuma pereccion. gacias por deleitarme con un poema tan bonito como el tuyo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gerard por la reflexión de mi poema muy bien interpretado por ti... Te envío un gran abrazo!

      Eliminar